¿Media naranja o naranja entera? No confundas amor con necesidad

Todos estamos acostumbrados a leer, casi por todas partes, textos y anuncios que hablan de “encontrar a nuestra media naranja”, a esa persona que nos complete y, de algún modo, rellene nuestro proyecto de vida. La intención de estas afirmaciones es buena y, efectivamente, una vida en pareja puede resultar mucho más plena, como muestran diferentes estudios. A modo de ejemplo, os proponemos la lectura de este estudio dirigido por el Dr. Meg John Baker: “The Secrets of Enduring Love: How to make relationships last”.

Sin embargo, hoy queremos analizar este tema con un poco más de detalle. Porque, si bien es cierto que todos anhelamos encontrar a esa otra mitad que nos complemente, no dudes que, tanto si  tienes pareja como si no, ya estás completo/a.

¿Media naranja o naranja entera? ¡Tú ya eres una persona completa!

Existe una línea muy delgada entre buscar pareja motivados por ese deseo de compartir nuestro proyecto de vida con alguien y, por el contrario, buscar pareja para evitar estar sólo/a. Este segundo caso suele ser mucho más peligroso para nuestra integridad emocional y conlleva a menudo relaciones de dependencia y/o tóxicas, que en lugar de aportarte esa felicidad que buscas te pueden acarrear serios problemas personales.

Para evitar entrar en una relación de este tipo, te aconsejamos que, a la hora de dar el paso y ponerte a buscar pareja, te hagas estas sencillas preguntas:

  • ¿Estás satisfecho/a con tu vida actual? Y, si no es así, ¿cuál es la causa? Quizá tengas problemas familiares, dificultades económicas o cualquier otro tipo de situación personal complicada. Pero, ¿crees que se solucionará por el simple hecho de encontrar una pareja estable? Evidentemente, una cosa es independiente de la otra y debes tenerlo claro desde el primer momento.
  • ¿Por qué quieres vivir en pareja? Puede parecer una pregunta un tanto simple, pero a menudo recibimos en nuestra agencia matrimonial a personas que no tienen claro este punto. La respuesta más habitual es “porque no quiero estar solo/a. Pero, ¿por qué no? ¿Por necesidad de compañía, porque sueñas con tener a alguien a tu lado, porque tienes miedo de seguir tu vida en solitario…?
  • ¿Qué planes tienes de futuro? Ya sabemos que uno de ellos es encontrar pareja y quizá incluso formar una familia. Pero, ¿qué hay de ti? ¿Cuáles son tus motivaciones personales como individuo? Ten claro que, por mucho que encuentres pareja, tu vida continuará y sólo si eres feliz con tu día a día y con tus proyectos personales podrás aportar ese optimismo y esa buena energía a tu pareja.
  • Busca lo que realmente quieras, no lo que creas que necesitas. La necesidad no suele ser buena consejera a la hora de buscar pareja. Tómatelo con calma y date tiempo. No necesitas enamorarte hoy mismo, ni iniciar una relación lo antes posible. Al contrario, deja que llegue a su debido momento. Sólo así podrás generar el espacio personal adecuado para que, una vez que esa persona especial llegue, estés realmente preparado/a para iniciar una relación estable con ella.

¿Tienes claras todas estas cuestiones y has decidido iniciar el camino de la búsqueda de pareja? Contáctanos y deja que, simplemente, ayudemos al destino…

CompartirShare on FacebookTweet about this on Twitter