Relaciones a distancia – ¿Realmente pueden funcionar?

A nadie se le escapa, a estas alturas, que vivimos en un mundo globalizando, donde las distancias y las barreras físicas son cada vez menos importantes. Las relaciones a distancia son algo habitual en esta era de la información y el conocimiento, a todos los niveles: en el mundo empresarial, en las más altas esferas geopolíticas, en el mundo de la cultura y, por supuesto en las relaciones personales, las nuevas tecnologías han hecho posible establecer vínculos cada vez más estrechos, sin necesidad de mantener una presencia o un contacto físico directo.

El mundo online forma parte de nuestro día a día (redes sociales, buscadores, foros, directorios web…) y precisamente Internet es un canal muy habitual para buscar pareja. Pero, qué sucede cuando encontramos a esa persona, cuando surge ese enamoramiento, pero resulta que vivimos a 50, 100 o 500 kilómetros de distancia?

¿Pueden funcionar de verdad las relaciones a distancia?

Según estudios como este publicado en 2013 por la revista Journal of Communication, las relaciones a distancia crean vínculos más estrechos que las relaciones convencionales, muy al contrario de lo que se suele pensar habitualmente. Según este estudio, el principal motivo por el que una relación de pareja a distancia puede generar vínculos más profundos entre las personas sería el mayor esfuerzo de comunicación que realizan ambos, contribuyendo a crear un mayor “efecto de intimidad”, que puede contribuir a reforzar el vínculo emocional entre las dos personas.

Evidentemente, esto no significa que las relaciones “tradicionales” no puedan tener éxito, pero sí resulta significativo ver cómo las personas que no pueden estar físicamente juntas, si realmente tienen ganas de estar en contacto, pueden ser capaces de mantener una intimidad y una complicidad, más allá del contacto físico.

Relaciones a distancia online

Cómo mantener la llama de una relación a distancia

Es evidente que mantener una relación a distancia, especialmente si hablamos de puntos muy separados en el mapa, exige un gran esfuerzo por mantener viva la llama del amor y no dejar que la relación caiga en la indiferencia o la monotonía. Gracias a Internet, mantener una comunicación fluida es muy sencillo, pues son innumerables las herramientas con las que podemos contar para este propósito: Skype, Facebook, Whatsapp, Facetime… Y, como en cualquier relación, la clave está en nuestra disponibilidad y nuestra disposición por mantener ese contacto y esa intimidad. A partir de ahí, la imaginación y el deseo de estar juntos deberían hacer el resto.

Y tú, ¿qué opinas de las relaciones a distancia? ¿Crees que realmente pueden funcionar? ¿Has tenido alguna experiencia con este tipo de relación en el pasado?

CompartirShare on FacebookTweet about this on Twitter